De Montesquieu para Venezuela (1/2)

‘’It may be a reflection on human nature, that such devices should be necessary to control the abuses of government, but what is government itself, but the greatest of all reflections on human nature?’’

-James Madison.

En 1689, en el seno de una familia noble francesa, nace Charles-Luis de Secondat, después conocido como el barón de Montesquieu. Heredero de viñedos, castillos y tierras, se casa con una noble y consolida sus riquezas. Llega a ser presidente del parlamento, pero decide no seguir la vida política ordinaria de los nobles. Con la publicación de las Cartas Persas (1721), se dedica a ser un ferviente intelectual, escritor de sociología política. En este libro, el cual no firma, critica el bon plaisir del rey Francés.[1] En 1728 empieza sus viajes por Europa Occidental, donde hace observaciones sobre las distintas maneras de gobernar de los pueblos, hasta que se asienta en Inglaterra por dos años, donde analiza el Sistema de Westminster. En 1734 publica Consideraciones sobre las causas de la grandeza de los romanos y de su decadencia, en el cual destaca que el mundo, no está conducido por la fortuna, como lo pensaba Maquiavelo, sino por causas físicas o morales de las que dependen el auge, la estabilidad, y la caída de los gobiernos.[2]

En 1748 publica su escrito más conocido: El Espíritu de Las Leyes, donde da una nueva taxonomía de los sistemas de gobierno diferente a la de Aristóteles, clasificando los gobiernos en función de la separación de poderes:

El gobierno republicano es aquel en el cual el pueblo todo, o sólo una parte de él, posee la potencia soberana; el monárquico, aquel en el que manda uno solo, mas según las leyes fijas y establecidas; mientras que en el despótico, uno solo, sin ley ni regla, arrastra todo por su voluntad y sus caprichos.

En este breve ensayo intentaré, hasta donde me limite mi ignorancia, con los lentes de un sociólogo, economista y abogado vislumbrar el caso sociopolítico Venezolano de una manera introductoria. Expondré que el gobierno es en parte un reflejo del pueblo. El fenómeno Chávez no salió del vacío, sino que surgió de entre nosotros, reforzando creencias (en su mayoría negativas) que ya existían en gran parte de los venezolanos.

Caracterización de la forma de gobierno: En Venezuela, para 1998, se daba en una república debido a la existencia de una separación de poderes, habían sistemas de contrapesos y el gobierno no podía ejercer sin escuchar las demandas de sus contrapartes. El parlamento, un organismo bicameral, pasó a ser la Asamblea Nacional después de la constitución de 1999. La ausencia del mecanismo bicameral fue el primer paso para debilitar los contrapesos dentro del gobierno, ésta, siendo unicameral puede llevar a la tiranía de los gobernantes. Una cámara puede desvirtuarse y legislar a su placer; el sistema bicameral en cambio está equipado con un mecanismo de contrapesos, donde una cámara electa por el pueblo y otra por lo estados legislan en conjunto, una con el riesgo de ser populista y otra con el riesgo de ser despótica pero las dos limitándose. A la par de la eliminación del bicameralismo el gobierno ha ido debilitando las instituciones, creando un régimen autárquico. La separación de poderes existentes a su vez se debilita, la mayoría de sistemas de contrapeso han sido progresivamente siendo conquistados por el oficialismo. Aunque nuestra constitución garantiza una separación de poderes de iuris, Venezuela está en el último lugar del ranking mundial en el índice de estado de derecho por las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia y su evidente cooperación de poderes. [3]

Ya dicho que Venezuela tenía principios republicanos y pasó a despótico, es pertinente reflexionar sobre la participación en estos últimos 16 años. ¿Cómo se perdió para volverse un régimen donde hay abusos de poder de un grupo sobre otros ‘’inferiores’’? La participación en Venezuela 1998-2009 pasa por tres etapas desde el gobierno: 1) tomar control y aprovechar las formas existentes de participación, 2) promocionar la participación y 3) centralizar la participación.[4] La participación puede que aumente nominalmente, pero como señala Luis V. León, las misiones y consejos comunales son recipientes pasivos del financiamiento gubernamental, donde no se hace  política sino que se siguen políticas.

Los gobernantes venezolanos ahora dentro de un gobierno despótico, no tienen reglas ni limitaciones. La ley habilitante, dada desde 1999 cinco veces por la Asamblea Nacional, cuando este recurso solo debería ser usado para situaciones de crisis y con delimitaciones específicas es una muestra de ello. El régimen de Chávez se basó en su personalidad, muchas son sus contradicciones en su gobierno, sin haber una aparente razón justificable. Se valió del recurso de la expropiación (mayoritariamente en el 2008) para inseminar miedo en el sector privado, una de las fuerzas restantes suficientemente capaz para ejercer presión sobre el gobierno.

La  compra de Globovisión y  El Universal; el cierre de RCTV, los despidos masivos en PDVSA, son otras de las maneras que ha usado el gobierno para debilitar los mecanismos de contrapeso. Los medios de comunicación, considerados en la sociología política como un actor político fundamental, pasaron de ser de los individuos privados a ser del Estado y sus testaferros.

Antes de 1998 se puede decir que la democracia ya se había estado debilitando por el caso de corrupción de Carlos Andrés Pérez en 1993 y por el hecho de que Caldera al siguiente año decreta una ley en la cual los medios de comunicación solo deben transmitir ‘’información verdadera’’. Decreto un poco ambiguo, pero son en estas ambigüedades jurídicas donde los gobiernos pueden aprovecharse para ser despóticos. El régimen chavista aunque no crea de cero, afianza considerablemente esta tendencia de restricción de libertades, nos lleva de un país libre (free) a un país parcialmente libre (partly free) y la tendencia sigue hacia la restricción de libertades.[5]

Pero quien desee conocer este universo no debe entenderlo fragmentariamente, sino tener en cuenta la interrelación entre las fuerzas; ver solo las características de gobierno y su separación de poderes, es insuficiente, hay que examinar ‘estructura social’. El total es más que la suma de sus partes, como diría la psicología de la Gestalt dos siglos más tarde. Por ello, Montesquieu recomienda  ver los hechos sociales no aislados de las fuerzas sociales que los generan, sino verlos en conjunto con su contexto. Crea así algo innovador para la época: el modelo de los tipos ideales. Estos tipos ideales están hechos utilizando ‘leyes’. No es extraño el hecho de  que Montesquieu busque las ‘leyes’ de los hechos sociales, dado su contexto histórico. Los descubrimientos de Newton en las ciencias naturales habían dado luz a una nueva metodología que los intelectuales quisieron aplicar a las aún no existentes ciencias sociales.

Montesquieu, como todo teórico social, aun con factores rescatables, tiene sus equivocaciones. En su tipología la república se caracteriza en lo económico por mercados pequeños de autoabastecimiento, cosa que en la realidad es distinta. Por ejemplo, los Estados Unidos de América (EUA) donde hay un fuerte sistema de separación de poderes y de checks and balances puede ser considerado como un gran modelo de república, como lo es también el Reino Unido; ambas son economías con altos niveles de excedentes, al mismo tiempo siendo naciones ricas (PIB: no. 1 y 6 para el 2013, respectivamente)[6]. Se debe tomar en cuenta que para el momento en el cual Montesquieu escribe, circa 1776, EUA era una nación con apenas siete años de haber sido reconocida su independencia: aún no se veían los frutos de su independencia y sistema de gobierno.

En Venezuela, las Condiciones económicas cambian entre 1998 y 2014: Pasamos de estar de una economía monárquica, i.e. diversidad en la actividad económica, economía próspera y compleja, a una economía despótica donde la economía es precaria, hay bajo nivel de desarrollo económico y abunda la escasez  con un record histórico de 50% en general y 90% en los rubros vitales. El petróleo para el 2013 representaba alrededor de 95% de nuestras exportaciones, indicador de baja diversidad económica. En 1998, el país comercializaba $180.9 millones en pescados, frutas y cereales. Hoy no llega a $55 millones. Hubo una disminución del 70%.[7] Para el 2014 somos el país con la inflación más alta del mundo, alcanzando un 80% según las cifras del gobierno, calculadas con precios regulados que no se encuentran y 150 % según los precios que se consiguen en el mercado negro.[8] La economía del país, con pocas exportaciones, precaria y no capaz de abastecer a sus ciudadanos es propia de un gobierno despótico.

Aunque haya leyes, Montesquieu niega los ‘universales humanos’, lo cual le causó una gran crítica de parte de la Iglesia Católica, defensora del Derecho Natural. La naturaleza cambia dados los medios físicos (clima y país) y el medio social (cultura). Este determinismo geográfico es algo innovador para la época, no siempre acertado, pero sí vislumbraba los orígenes de algunos caracteres psicosociales. Hay sociólogos, como por ejemplo mi profesor de Sociología I, quienes niegan que la cultura venga dada por la geografía.

¿A qué nos referimos con determinismo geográfico? Sí se refiere al determinismo fuerte, inputs que producen siempre los mismos outputs, sería intelectualmente pueril creer aquello. Es evidente que no todos los países ricos tienen las mismas características geográficas y aun así pueden llegar a ser desarrollados. Tal es el caso de Singapur, un país que sin tener recursos naturales, es una de las ciudades-estado más ricas del mundo, siendo el país número uno en cuidados médicos según la Organización Mundial de la Salud y estando en los primeros diez lugares en la mayoría de los indicadores de desarrollo.

Si nos referimos a que las condiciones geográficas influyen pero no determinan, un determinismo débil, sí creo que el ambiente físico es un componente esencial en las culturas de los pueblos, sobre todo mientras menos complejas sean. Para entender esto vayamos de lo micro a lo macro; induzcamos. Si el componente ineludible de la cultura, es la pauta repetida de conducta[9], entonces habrá que preguntarnos de dónde surge esta pauta. La pauta deriva de una respuesta hacia un estímulo, ¿dónde se encuentran los estímulos? Los estímulos se encuentran en el ambiente: social (los otros seres humanos) y físico (clima, relieve, fertilidad de las tierras). Mientras menos compleja una cultura, mayor el número de estímulos que vienen del ambiente físico. El factor geográfico influye en la facilidad que tiene un país para ser o no desarrollado, tesis que comparto con David S. Landes en La riqueza y la pobreza de las naciones.

[1] En ese momento Luis XIV (1638-1715), el ‘’Roi Soleil’’. Rey absolutista, se le atribuye la frase ‘’L’État, c’est moi’’

[2] Análisis que hace Courtenay Ilbert en Roman Lectures, Montesquieu, Oxford, 1905.  Encontrado en Solo el poder detiene al poder, Tarre Briceño, G. Caracas, 2008.

[3] WJP Rule of Law Index, 2014.

[4] León, L.V y Smilde, D. Understanding Populism and Political Participation: The case of Venezuela. Woodrow Wilson Center Update on the Americas. Abril, 2009.

[5] Freedom House International, reporte de 1999 y reporte de 2014

[6] Lista de naciones por PIB, Naciones Unidas, Nueva York, 2013.

[7] Datos de Carul Silva, Facultad de Agronomía de LUZ. Maracaibo, Marzo de 2012.

[8] Venezuela entra al 2015 con todos los indicadores en estado de alarma. Artículo de Antonio de La Cruz

[9] Fischer, J.  Sociología, editorial Herder. Barcelona, 1982.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s