Año nuevo, errores viejos.

¿Qué vas a estar sabiendo tú?

Si todo el mundo lo dice es por algo.

El feminismo es el odio a los hombres.

La Psicología es sentido común explicado. (La oración también funciona con Sociología, Economía o Política como sujeto.)

Estaba pensando en ella hace cinco minutos y me escribió ahora, estamos conectados.

Eso no sirve para nada, ningún gobierno trabaja.

Vamos a admitirlo, alguna vez hemos dicho o pensado algunas de estas frases. Sin ánimos de juzgar, ¿De dónde surge esto?

Hagamos un ejercicio mental:

Imagínate que estas en el amazonas con tu familia y unos panas. No existe la ciencia, no se han inventado las vacunas, menos el internet, el cultivo planificado no se le ha ocurrido a nadie, son nómadas. ¿Qué crees que sería más conveniente para sobrevivir basándote en estos casos?

¿Alguna vez te has preguntado por qué prácticamente todo lo que sabe bien ‘no es saludable’? En un ambiente donde la comida es escasa, los suplementos no son predecibles y estables (cf. un supermercado) y tienes que hacer mucha actividad física para conseguirla. ¿Qué te conviene más, comer un cerdo con seis kilos de grasa  o comer verduras? Evolucionariamente hablando, tiene más sentido que desarrollemos gustos positivos hacia los alimentos que contienen alto contenido calórico.

Te comiste el cochino con tu familia y tus panas, sobreviviste el primer día, felicitaciones. Ahora es de noche y te toca dormir en una cueva. Te despiertas porque escuchas un ruido al final de la carverna. ¿Qué podrá ser?

En la mayoría de nuestra existencia, no hemos tenido mucho tiempo para pensar, siempre estaban las necesidades primarias que nos esclavizaban con urgencias. Por eso nuestro cerebro desarrolló dos sistemas. El sistema 1: rápido, automático e intuitivo; y el sistema 2: lógico, racional y lento.[1] El sistema 1 es óptimo para situaciones en las cuales necesitamos respuestas rápidas o en las que ya tenemos costumbres, sin embargo, no es muy preciso. El sistema rápido usa la heurística,  atajos mentales que facilitan la carga mental y el tiempo que toma tomar una decisión con base a un estímulo.

Volvamos a la cueva, tenemos tres opciones:

  1. Quedarnos y suponer que es un animal inofensivo.
  2. Analizar el sonido, pensar en todos los tipos de animales que pueden ser, tirar una piedra a ver qué responde.
  3. Salir corriendo, asumiendo que puede ser un depredador.

Al escoger la opción (a) o (c) estás usando el sistema 1. Tomaste una decisión rápida sin mucho análisis. Si tomas la opción (c) y resulta ser un depredador, sobreviviste. Es poco probable que hayas escogido la (a) debido a que tenemos una predisposición hacia lo negativo, por cuestiones de que es evolutivamente más prudente.

Si escoges la opción (b) estarías usando el sistema 2, lento y analítico, el cual te podría dar un resultado preciso de qué hay en la cueva, pero si resulta ser un depredador, ya es muy tarde para escapar.

Entonces:

  1. Nuestro cerebro es producto de un largo sistema evolutivo.
  2. Debido a las mutaciones genéticas se crearon varios rasgos distintos en nuestra especie, los cuales sobrevivieron dependiendo de las necesidades del ambiente y su capacidad de hacer sobrevivir al portador de ese código genético (selección natural).
  3. Las condiciones que seleccionaron las características apropiadas para nuestro cerebro han cambiado.
  4. La velocidad de la evolución es mínima en comparación con la de los avances tecnológicos de los últimos siglos.

¿Es el sistema 1 malo? En mi opinión no porque le debemos a él nuestra actual existencia. Además, debido a que tenemos una capacidad cognoscitiva limitada (i.e. tenemos una capacidad de procesamiento de información finita.) hay veces en la cual tenemos que usar el sistema 1. Imagínense tener que analizar cosas como cepillarse los dientes o cual es la mejor manera de amarrarse las trenzas todos los días, podríamos tener como resultado maneras mejores de hacer estas cosas corrientes pero el costo de oportunidad (lo que renunciaste al escoger una opción frente a la otra) es muy alto. Simplemente tardaríamos mucho al hacer cosas que no vale la pena analizar. El sistema no es bueno ni malo per se, sino que se debe juzgar en función a cuán pertinente es el sistema que usamos a la situación que se presenta.

Las predisposiciones del sistema 1 se manifiestan en los sesgos, tendencias a pensar en ciertas maneras que no son racionales, por ejemplo:

  1. El heurístico de la disponibilidad: tendemos a darle prioridad a la información más reciente y que podemos recordar, de esta manera usando muestras no representativas para nuestras conclusiones.
  2. La ilusión de la agrupación: tendemos a buscar patrones en todas las cosas, por ello también podemos ver patrones donde no los hay. Comúnmente se toman muestras de la población que no son representativas a ella. Es influida por cuanto control sentimos que tenemos de una situación, en situaciones de desorden buscamos lo estable.
  3. Sesgo de la confirmación: tendencia a buscar y considerar selectivamente la información que confirme el punto de vista que se tiene. Las teorías de conspiración tienden a este sesgo.
  4. El efecto Dunning-Kruger: las personas incompetentes en un tema tienden a sobrevalorar sus competencias sobre el mismo, mientras que los competes tienden a subestimarse. Entre más sabemos de un tema, más nos damos cuenta de cuánto ignoramos de él y viceversa. E.g., la Psicología es sentido común explicado.
  5. Sesgo de la negatividad: tendencia a prestar más atención y a darle más peso a los estímulos negativos. Si tenemos un gobernador por cinco años que hace ocho obras públicas buenas y una mala tenderemos a recordar la mala y con base a eso juzgar su gestión. ‘Eso no sirve para nada, ningún gobierno trabaja.’

Aun así si intentamos no caer en los sesgos y retar a nuestra ‘naturaleza’, el racionamiento del sistema 2 tampoco es a prueba de balas, puesto a que las construcciones mentales y la manera en cuales las argumentamos pueden estar mal construidas. De esa manera podemos caer en pensamientos falaces; errores en el pensamiento lógico (NB: no significando eso que las premisas o conclusiones sean falsas).

  1. Magister dixit: también conocido como argumento de autoridad. Es creer que la validez de un argumento viene dada porque lo dice alguien con autoridad en el tema, Ejemplo: ‘Es cierto que fumar es bueno para la saludo porque así lo dijo un doctor’.[2]
  2. El argumento de hombre de paja: se refiere a ‘reescribir’ el argumento del adversario tergiversándolo -haciendo un argumento fácil de descalificar. Haciendo  una alegoría: se levanta el hombre de paja (se dice que el adversario argumenta algo que no argumentó o se exagera o satiriza alguna de sus premisas) y luego se tumba el hombre de paja, así haciendo parecer que se refutó el argumento. Ejemplo: El feminismo es el odio a los hombres.[3]
  3. Post hoc ergo propter hoc: también conocida como la falacia post hoc. Se refiere a establecer una relación de causalidad debido a que hay una relación de temporalidad. Estaba pensando en ella hace cinco minutos y me escribió ahora, estamos conectados.
  4. Argumento ad hominem: atacar los atributos de la persona que hace el argumento para intentar desvalidarlo en vez de atacar al argumento directamente. Ejemplo: ¿Qué vas a estar sabiendo tú si eres un carajito?
  5. Argumento ad populum: creer que una proposición es cierta porque mucha gente la cree. Exempli gratia, ‘Si todo el mundo lo dice es por algo. ’

Como podemos ver, acercarse a la ‘verdad’ es mucho más difícil de lo que inicialmente parece. Un hecho que nos debería hacer más humildes, no en el sentido de bajeza –como popularmente es usado-  sino en el de la ‘virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento. ’[4] No está mal tener estos vestigios de nuestro pasado prehistórico. Estar conscientes de nuestras ‘limitaciones’ nos puede ser mucho más útil que no reconocerlas, porque independientemente de que las ignoremos, siguen estando ahí.

[1] La idea es de Daniel Kahneman en Thinking, Fast and Slow (2011).

[2] Hay que tener cuidado con el magister dixit, por cuestiones prácticas, hay momentos en los cuales tenemos que tener fe en el profesor o en la autoridad, sino sería casi imposible pasar por todo el sistema educativo, sin embargo se debe reconocer que se está confiando en la autoridad de la persona que transmite el conocimiento y que no necesariamente es cierto.

[3] El feminismo es un término sumamente amplio y abarca muchas corrientes que difieren en su definición de ‘igualdad de género’. Hay corrientes que creen que el hombre y la mujer son iguales, hay otras que no, hay unas que creen en la acción afirmativa (discriminación positiva) y otras que no. Se debe tener cautela al usar el término feminista.

[4] Definición de humildad, diccionario online de la Real Academia Española (2015) http://dle.rae.es/?id=Kok3CYO

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s